Noticias

noviembre 8, 2018

“No los señalen, no los marginen, no los hagan a un lado”, opina arzobispo sobre personas LGBTI

Por: Filiberto Monter Santiago 
  • Domingo Díaz Martínez sugirió a jóvenes tratar por igual a quienes “también son nuestros hermanos”.

Durante la última visita pastoral del año en la diócesis, el arzobispo de Tulancingo se encontró con un grupo de jóvenes de la parroquia de San Francisco de Asís, quienes formularon diferentes preguntas producto de inquietudes sociales.

Mons. Domingo Díaz Martínez, luego de ser interrogado sobre personas gay, lesbianas, bisexuales y transexuales, pidió no señalarlas con el dedo porque “también son nuestros hermanos”.

“No los señalen, no los marginen, no los hagan a un lado; ábranse al diálogo con ellos, pidan a Dios por ellos y si en sus ideas se encuentra la de dejarse ayudar, motívenlos a reconsiderar su conducta”.

El obispo también dijo que tanto ellos como todos, cada uno con sus preferencias, tienen que ubicarse en la familia, en la comunidad y en el mundo; “tienen que comportarse como cualquier ciudadano”, agregó.

Asimismo, ahondó en otro tipo de conductas que hoy se tornan “normales” en la sociedad, como tatuarse la piel, ingerir bebidas alcohólicas en exceso y hasta caer en las drogas.

“Yo no recomiendo a los jóvenes que se tatúen el cuerpo, mucho menos que realicen conductas que atenten contra su propia salud”.

El obispo agradeció a los poco más de 20 jóvenes de Huitzila tener inquietudes cristianas, por siempre buscar a Dios y generar preguntas de este tipo para recibir un consejo que los oriente.

Les pidió también esperar el documento que emitirá el Papa luego del Sínodo en Roma, donde se discutieron temas referentes a conductas sociales que repercuten en la juventud.

De manera local les sugirió no descuidar tres puntos: fomentar inquietudes sanas que involucren a su grupo, organizar acciones para jóvenes que no estén dentro de su grupo o entorno y buscar la incorporación de más adolescentes a agrupaciones cristianas.

El grupo de Pastoral Juvenil de la parroquia de San Francisco de Asís se reúne cada sábado por la tarde, imparte retiros, participa en Misas, promueve actividades recreativas, es parte de Horas Santas y se integra a actividades diocesanas, nacionales o convocadas por el Sumo Pontífice.

Pastoral Familiar

El segundo día en Huitzila incluyó la bendición de familias en el templo principal, pero también la presentación de un informe como pastoral que incluyó el relato de diferentes actividades.

La Pastoral Familiar se integra por diez matrimonios y tres personas más que se reúnen cada segundo y cuarto sábado de mes; estudian contenidos guías, documentos oficiales de la Iglesia y las Sagradas Escrituras para evangelizar a otras parejas con retiros kerigmáticos.

Asimismo tienen participación en encuentros diocesanos y de foranía, evangelizan a padres de familia y padrinos de la Escuela de la Fe e imparten formación prematrimonial y retiros.

Tras una serie de preguntas formulada por el matrimonio coordinador, Mons. Domingo Díaz Martínez fue contundente al afirmar que en la sociedad “no hay quien supla a los papás en la educación de los hijos”.

“Tenemos que luchar para que los papás no tiren la toalla en la educación de sus hijos, para que no se hagan a un lado; necesitamos crear esa conciencia”.

Asimismo, aseguró que para la Iglesia no existe el matrimonio entre seres del mismo sexo: “Las personas con este tipo de preferencias sexuales no deben buscarlas”, porque no pueden cambiar de un día para otro un credo que profesa el catolicismo.

“Debemos evangelizar, intensificar la catequesis en todos los sectores de la sociedad para que no surjan ideologías de género que atenten contra el núcleo de la sociedad”, agregó.

Encabeza recorrido

La mañana del miércoles el obispo de Tulancingo intercambió impresiones con autoridades civiles de Huitzila en un desayuno privado, posteriormente encabezó un recorrido por las cinco comunidades que integran a la parroquia de San Francisco de Asís.

En Plazas, Emiliano Zapata, Expresidentes, Unidad Rojo Gómez y la Cuenca Lechera conoció las instalaciones de cada una de las capillas, su historia y la realidad social de la zona.

Tras informes presentados se enteró del caminar pastoral de cada una de ellas, el conocimiento de la realización de Misas dominicales o de vísperas, Horas Santas, confesiones, catequesis y situación legal.

En cada uno de sus mensajes el repetitivo siempre fue la legalización de todas las propiedades pertenecientes a la parroquia, además de agradecer el crecimiento que le han dado a cada edificación material, fruto del esfuerzo de los laicos.

“Cuando llego a saludarlos veo en sus rostros la fe. Es importante que en las comunidades tengamos gente buena. Necesitamos ampliar nuestro templo material, pero mayor aún el templo espiritual”, sentenció.

Realidad parroquial

Después del medio día se dieron referencias de la cabecera parroquial de San Francisco de Asís, la cual cuenta con 58 agentes en diferentes ministerios y un Centro Pastoral.

Fue ahí donde el arzobispo de Tulancingo, ante más de 100 personas, pidió esforzarse por dar buen testimonio de vida que edifique y motive a las demás personas que aún no se acercan de lleno a la Iglesia.

Pastoral Social

Integrantes de esta comisión pastoral dijeron reunirse cada primer y tercer miércoles de mes, para trabajar en la impartición de talleres, actividades expoartesanales indígenas y promover la economía solidaria.

Organizar visitas a enfermos y ser parte del Domingo de la Caridad, catequizar a personas convalecientes y buscar quién dé consultas médicas y psicológicas gratuitas a quien las necesite.

El obispo agradeció el esfuerzo de quienes son caritativos con los pobres y enfermos, pero aseguró que aún hay mucho por hacer, “para ello necesitamos buscar laicos en esta pastoral, capacitarlos y enviarlos”.

También sugirió otra serie de estrategias por el bien común: “Sigamos en la propuesta de conocer y estudiar la Doctrina Social de la Iglesia, con el objetivo de preparar a personas que se desempeñen en la política”.

Firman actas

Autoridades eclesiásticas presentes junto al obispo firmaron actas que incluyeron el relato de los dos días de visita pastoral, ante la presencia del Pbro. Marcos Hernández Morales y sus colaboradores más cercanos.

Junto a la comunidad se celebró la Eucaristía de clausura presidida por Mons. Domingo Díaz Martínez, quien agradeció el trabajo de todos los laicos que se sumaron al equipo de organización de actividades desarrolladas el 6 y 7 de noviembre en Huitzila.

 

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *