Noticias

diciembre 21, 2017

Nuevos frutos vocacionales para Tulancingo

 

Por: Filiberto Monter Santiago

Cinco ordenaciones sacerdotales y cinco consagraciones diaconales se realizaron en el 2017 para la Arquidiócesis de Tulancingo.

En un hecho histórico para el gobierno de Mons. Domingo Díaz Martínez al frente de la Arquidiócesis de Tulancingo, esta mañana fueron consagrados cuatro diáconos y uno más fue ordenado nuevo sacerdote.

El Seminario de San José albergó la Eucaristía con alrededor de mil personas que se dieron cita para ser parte del evento que reunió a sacerdotes, seminaristas, religiosas y laicos provenientes de diferentes parroquias.

“Estamos muy contentos porque se suman nuevos colaboradores que se han preparado bastante bien en el Seminario y ahora viven una realidad; ellos han decidido servir a Dios y a su pueblo toda su vida, y esto nos genera alegría. Estamos muy contentos porque tenemos cinco servidores más de tiempo completo para el Señor”, expresó el arzobispo al término de la celebración.

Asimismo, reconoció que los tiempos y circunstancias permitieron que las ordenaciones fueran en una misma celebración, algo que no se había dado en poco más de nueve años desde su llegada a la diócesis.

Ante el hecho también se mostró entusiasmado con el número de seminaristas que se encuentran en formación: “Gracias a Dios el Seminario se llena en cantidad y también aumenta en calidad”.

Estén listos y preparados

En su homilía, de frente a los cuatro candidatos al orden, el obispo les pidió estar siempre listos para ayudar a la Iglesia en su caminar por todo el mundo y evitar hechos vergonzosos, expresiones de odio y acciones violentas.

“Siempre listos para pensar y luego actuar, siempre listos y preparados para ser luz que alumbra, siempre listos para ser oro que vale, siempre listos para ser juguete que divierte, siempre listos para ser eco que se escucha, siempre listos para ser testigo del que habla, siempre listos para ser nube que llueve, siempre listos para ser trigo que muere”, refirió.

También les agradeció haber atendido el llamado de Dios y les pidió no olvidarse de compartir la alegría, defender la libertad, buscar la sabiduría, merecer el fuego, ganarse el Reino de los Cielos, trabajar por el pan, buscar siempre el triunfo y nunca dejar de practicar la caridad.

Llamado al sacerdote

Para referirse al sacerdote fue claro al decir que en el Seminario fue preparado para amar, hablar, escuchar, pensar y convivir con amor; de cara a su ministerio que ofrecerá en las parroquias a las que sea enviado.

“El sacerdote es un hombre escogido para estudiar la Sagrada Escritura y otras ciencias para enseñar a los jóvenes y adolescentes; llamado a reavivar la fe de los hijos de Dios, llamado a fortalecer su carácter, llamado a fortalecer la unidad en los pueblos”, insistió.

Mons. Domingo Díaz Martínez le pidió no olvidar vivir la pobreza, practicar la castidad y trabajar como los santos: orar como ellos, servir como ellos y vivir como ellos.

Asimismo, exhortó a la comunidad reunida pedir al Señor más vocaciones sacerdotales, que acompañe siempre a los ordenados y les muestre el camino de la santidad; y de esta forma les impida seguir el camino de la frialdad, del conformismo, del vicio, de la pereza, de la avaricia y de la soberbia.

Enviados a evangelizar

Al término de la Eucaristía que se prolongó por casi tres horas, los recién consagrados fueron enviados a evangelizar en diferentes comunidades de la arquidiócesis.

Antonio Tolentino Olguín permanecerá en la parroquia de La Resurrección (Pachuca), Roberto López Medina estará en la parroquia de San Pedro Apóstol (Huayacocotla), Joel Rivera Carmona llegará a la parroquia de San José (Pachuca) y Silverio Cruz Morelos trabajará en la parroquia de San Bartolomé Apóstol (San Bartolo Tutotepec).

Por su parte, Álvaro Montiel Arista iniciará su ministerio sacerdotal en la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe (Tulancingo), al tiempo que se dio la aprobación para ofrecer el Sacramento de Reconciliación.

 

 

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *