CATEQUESIS

septiembre 4, 2017

Ojo con el braggie

Red Familia / @redfamiliamexico

El fenómeno se refiere al conjunto de fotografías que se publican con el objetivo de presumir en redes sociales un estilo de vida.

Una peculiaridad de las personas que cuentan con alguna red social es que gustan de publicar momentos familiares, laborales o personales en sus perfiles, con la finalidad de que sus seguidores o “amigos” les pongan algún comentario al respecto.

Pero ¿qué pasa cuando se exceden los límites y lo que se busca es presumir o demostrar superioridad sobre los demás? Esto se define como braggie.

El término proviene de la expresión en inglés brag, que se traduce al español como alardear o presumir. Así, el fenómeno se refiere al conjunto de fotografías que se publican con el objetivo de presumir en redes sociales un estilo de vida.

Es claro que en esta época en donde las redes sociales nos incitan a la competencia el sobresalir por encima de los demás, pero para algunos se ha vuelto una obsesión y pierden de vista las posibles consecuencias que esto puede traer consigo.

Es muy común que las personas publiquen imágenes de sus últimas vacaciones en otros países, boletos de entrada a conciertos o eventos en zonas VIP, la compra de un auto nuevo o de alguna joya, todo con la finalidad de ser admirados y de sobresalir por encima de sus amigos o familiares.

Según los expertos, el exponer de esta manera los logros o situaciones personales habla de personas con una baja autoestima, a quienes les es necesario obtener el reconocimiento y aprobación de los demás a partir de publicaciones ostentosas.

Es decir, buscan ser aceptados por lo que tienen mas no por lo que son, ya que al tener un autoconcepto tan debilitado sienten que si no publican este tipo de fotografías no son valiosos como personas; así, los psicólogos han catalogado esta actitud como “narcicismo digital”.

Caer en el fenómeno del braggie puede ser muy peligroso. El hecho de publicar nuestra ubicación y los bienes que recientemente adquirimos nos pone en riesgo, ya que una vez que publicamos una fotografía dejamos de ser los dueños de ella y se convierte en dominio público.

De tal manera que nuestra información llega a todo tipo de personas, incluyéndose los delincuentes, para quienes es muy fácil ubicarnos debido a los detalles que nosotros mismos les proporcionamos.

En una era en la que la competitividad nos lleva hasta sus máximas consecuencias, mostrarle al mundo lo apasionante que es nuestra vida se ha convertido en toda una obsesión, desde recortar tu foto de las partes que no interesan e, incluso, darle un retoque para quitarte kilos de más o uno que otro granito.

Cuida lo que publicas

Poner en práctica los siguientes tips nos ayudará a no ser víctimas de este tipo de comportamiento:

• No es necesario publicar los lugares que vas a visitar, ni dar tu itinerario de viaje.

• Evita ser tan específico en tus publicaciones, no es necesario que todos se enteren de los costos de tus nuevas adquisiciones.

• Recuerda que existe la modalidad de mensajes privados, puedes hacer uso de ellos para enterar de tus actividades a quienes verdaderamente son importantes en tu vida.

• Recuerda que tu familia y verdaderos amigos te aman y aceptan independientemente de lo que publiques.

• Tener una actitud prudente puede salvarte de ser víctima de la delincuencia.

 

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *