Para conocer sobre liturgia

abril 10, 2018

Origen del domingo como Pascua semanal

Hna. M. Guadalupe Puente Cuevas / Misionera de Jesús Hostia

Es la Eucaristía, celebración de Cristo, la norma que hace de un día el Día del Señor.

El texto de los Hechos de los Apóstoles (Hech 2,42) es considerado por todos como indicación de cómo eran las celebraciones litúrgicas en la comunidad apostólica: «Acudían asiduamente a la enseñanza de los apóstoles, a las reuniones, a la fracción del pan y a las oraciones».

Entre estas actividades la fracción del pan aparece en Hech 2,46 claramente distinta a las demás, pues esta se realizaba en las casas y lo demás en el templo, aunque no dice si se hacía diariamente, ni con qué frecuencia iban a orar al templo, ni en qué días se celebraba.

De acuerdo a 1 Cor 16,2, se sabe que en el primer día de la semana se hacía la colecta de las ofrendas para los pobres de Jerusalén.

De aquí se puede deducir, pero no probar con certeza, que en este día tenían asamblea litúrgica; por lo que más adelante, en el siglo II, señala Justino en su Apología (1,67) que la colecta se hacía al final de la celebración dominical.

Muy pronto, este primer día de la semana toma el nombre de ‘Domingo’, que significa ‘del Señor’.

En estos testimonios se constata la existencia de una celebración litúrgica cristiana en el primer día de la semana, que prontamente es llamado Día del Señor (domingo).

La expresión “Primer día de la semana” aparece unida a la “fracción del pan”, sirve igualmente para determinar el día de la Resurrección de Cristo, esto nos lleva a creer que desde el principio este primer día de la semana ha tenido una particular importancia y, al darle esta importancia no dejaron fuera el hecho de la Resurrección, ocurrido precisamente en ese día.

El hecho de la Resurrección fue lo que motivó a la celebración Eucarística en domingo, además, el origen del domingo como día litúrgico propio para la celebración de la Eucaristía ha de buscarse en las apariciones de Cristo resucitado ocurridas en el primer día de la semana.

Si se examina el contenido de las apariciones de Jesús, se comprueba que Él, mostrándose resucitado y al indicar en su Resurrección el cumplimiento de lo que había sido anunciado en las Escrituras, insiste en manifestar que aquél que ven presente es el mismo que había muerto en la cruz.

Si la celebración Eucarística en domingo está unida a las apariciones del Señor muerto y resucitado, entonces la Eucaristía es la que da a la Iglesia la presencia de Cristo.

Y así se explica cómo el primer día de la semana se convirtió en el día del Señor (domingo): día en el cual, por la Eucaristía, el Señor se hace visible y presente en su Iglesia.

En otras palabras: es la Eucaristía, celebración de la Pascua de Cristo, la norma que hace de un día el Día del Señor.

Participemos con gran alegría en la Pascua semanal, pues celebramos a Cristo que murió, Resucitó y vive entre nosotros.

LA PRIMERA FIESTA CRISTIANA

El domingo es, desde el punto de vista histórico, la primera fiesta cristiana; más aún, durante bastante tiempo fue la única.

Los primeros cristianos comenzaron enseguida a celebrarlo, pues ya hablan del domingo en la primera carta a los corintios (16,1), el libro de los Hechos (20,27) y el Apocalipsis (1,10).

Al inicio se le llamaba el día del Señor, el día primero de la semana, el día siguiente al sábado, el día octavo; hoy lo llamamos domingo.

Tal vez una de las más importantes tareas cristianas de la actualidad sea la de devolver al domingo su carácter sagrado, litúrgico.

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *