Noticias

noviembre 27, 2017

Otro ejemplo de la revelación

Pbro. Jorge L . Anaya Merino / Arquidiócesis de Tulancingo

La respuesta del hombre debe venir desde la fe, aceptación de Dios y su actuar para alcanzar la salvación.

Uno más que se puede considerar en la obra de Jesucristo es la revelación que nos hace de su Resurrección.

Durante su vida pública anuncia a los apóstoles y discípulos que debía morir y al tercer día resucitar de entre los muertos (Mc 8,31-33; 9,30-32; 10,32-34).

Después de su Resurrección los testigos se encuentran con el acontecimiento de que el sepulcro está vacío y ven personalmente a Cristo resucitado. Nuevamente la revelación de Dios en esta verdad de la fe la ha realizado por medio de palabras y el obrar, estrechamente ligadas entre sí.

Ante la revelación de Dios, viene de parte del hombre la respuesta que es la fe. La fe es la aceptación de Dios y su actuar para alcanzar la salvación y llegar a la comunión de vida con Dios.

En el Antiguo Testamento (AT) la fe es descrita como apoyarse en Dios; es decir, tener confianza en Él, abandonarse en Dios. Ya en el Nuevo Testamento (NT)la fe es un acto de adhesión a Cristo y a su enseñanza, al grado de identificarse con Él.

A manera de conclusión, con la revelación quedamos invitados a leer siempre con atención la Biblia y tratar de comprender cuáles son las palabras y las obras por las que Dios se nos da a conocer; pero también dar el paso a confiar más en Él, a unirnos más a Cristo e imitar su estilo de vida.

De esta manera se acogerá al Dios que se nos revela y nos dejaremos llevar a la íntima comunión con Él.

La Resurrección de Jesús es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas. Se trata, ciertamente, de un acontecimiento único, difícil de reducir a esquemas o conceptos conocidos.

Pero, pese a todo, dejó huellas que aún podemos reconocer y que nos permiten afirmar que nuestra fe en la Resurrección de Jesús no es irracional, sino que se puede fundamentar sólidamente de un modo racional.






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *