Maestro digno

junio 28, 2017

Para Educadores de Buena Voluntad

Dra. Lourdes Lavaniegos González / Rectora de la Universidad La Salle llavaniegos@lasallep.edu.mx

Cuando el nuevo modelo educativo se refiere al trabajo en equipo, utiliza el término “disposición a servir”. ¿Qué puede haber más cristiano que esta disposición? Debe alegrarnos que se nos encargue esta tarea.

Quien ha servido por propia iniciativa sabe el rico gustillo que queda cuando ha entregado su presencia y su esfuerzo en bien de alguien más.

Si procuramos que niños y jóvenes descubran este placer, que desde luego no se anuncia en redes sociales ni en espacios publicitarios, tendremos generaciones que salgan de la autorreferencialidad y pongan la mirada en el bien común.

Conviene, sin embargo, no dejar esto al azar, sino guiarse por un modelo sistemático que permita planear, practicar y evaluar el servicio.

Un esquema sencillo en cuatro pasos consiste en: explicar lo que es el servicio y sus alcances hasta su plena comprensión, ejercitarlo con frecuencia aumentando el nivel de dificultad, socializar lo experimentado y, por último, tener un espacio para la metavaloración, esto es, para hacer conciencia sobre el gozo obtenido.

Personas, grupos, escuelas y familias dispuestas a servir se convertirían así en un pilar del reino de Dios en este México nuestro tan sediento de esperanza.

 

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *