Historia y tradicion

enero 10, 2019

Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe

Por: Redacción

Está dentro de la comunidades con menor población de la Diócesis de Tula, con su fiesta el 12 de diciembre y y la atención del Pbro. Raúl Pérez.

El templo de La Misión, por estar en un punto neutro de tres estados, tuvo variaciones históricas: por el norte y el oeste entraron los franciscanos de la Provincia de Michoacán, desde su convento de San Pedro de Toliman y la custodia de Río Verde.

A partir de 1583, por el sur y el este los franciscanos de la Provincia de Santo Evangelio, desde sus misiones de la custodia de Tampico y el convento de Cadereyta, en 1607.

Los agustinos, por su parte, entraron a la Sierra de la Huasteca, mientras que los dominicos se acercaban desde el suroeste, cuando partían de San Juan del Río y Querétaro.

Sin embargo, las misiones más importantes se efectuaron en el siglo XVIII, sobre todo a partir de la segunda mitad de aquella canturía, emprendidas por los franciscanos de la Provincia del Santo Evangelio y más tarde por el Colegio Apostólico de Pachuca.

De esta época procede la fundación española de La Misión, nombre derivado de la acción apostólica llevada a cabo por los religiosos.

Para 1764 los franciscanos habían concluido la edificación del templo de Nuestra Señora de Guadalupe, lugar que sirvió como asiento de los misioneros que se esparcieron por toda la zona.

El templo, señala el Padre Palau, fue construido por los propios indígenas que han edificado “iglesias realmente hermosas”.

La falta de comunicación y debido al lo inhóspito del terreno propició la marginación y consecuentemente al paupérrimo desarrollo del actual municipio, para quedar bajo la jurisdicción de Jacala, tanto en lo político como en lo religioso.

Actualmente está dentro de la parroquias con menor población de la Diócesis de Tula, bajo la protección de la Nuestra Señora de Guadalupe, con su fiesta el 12 de diciembre y y la atención del Pbro. Raúl Pérez Ramírez.

En la fachada principal se dibuja en pintura una sencilla portada, cuyo vano de medio punto de acceso al templo, sobre la puerta, se abre una pequeña ventana también de punto que coadyuva a la iluminación de la nave.






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *