Abusos y Costumbres

junio 7, 2018

¡Ponle una velita al santo del amor: pídele un novio, pídele un novio!

Por: Josué Luna Ordóñez

A veces los católicos caemos en la mala interpretación que nos lleva a las supersticiones.

El 13 de junio se venera a un gran santo: San Antonio de Padua, que por su testimonio de vida Dios respalda como un gran intercesor. Aunque nacido en Portugal sus restos reposan en Italia, donde tiene su santuario.

El Papa León XIII lo proclamó como “el santo de todo el mundo”; es patrono de las mujeres estériles, pobres y viajeros, así como de los objetos perdidos y para alentar a encontrar a un buen esposo o esposa.

Debido al gran alcance de devoción que genera se han suscitado muchas prácticas incorrectas de veneración; desde las ofrendas con 13 monedas, hasta colocar de cabeza a la imagen que lo representa.

Sin embargo, estas prácticas reflejan una fe un tanto superficial y mal orientada que se busca justificar por la solicitud de un milagro. A veces los católicos caemos en la mala interpretación que nos lleva a las supersticiones y a mostrar faltas en la fe. Los milagros que Dios permite que sucedan son esencialmente para dos cosas: la primera es para reforzar una conducta que es digna de atención y que Dios respalda (Jesús y los signos, milagros por intercesión de los santos); la segunda es para desencadenar un proceso de fe y conversión masiva (apariciones: Tepeyac, Fátima).

La falta de piedad como poner de cabeza a la imagen de San Antonio manifiesta querer acelerar o mostrar la desesperación por un milagro y obligar a Dios a intervenir.

Refleja que se busca el milagro por el milagro, y no por lo que debería resaltar, tal como una vida de rectitud, vivencia de la caridad, esfuerzo por vivir santamente y la confianza total en la voluntad de Dios.

Prepara el camino para que las cosas puedan generar el bien y pide a Dios que sea conforme a su voluntad, esa es la mejor forma para vivir lo que se creé.






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *