Noticias

febrero 11, 2020

Porque el amor lo reclama

Por: Pbro. Juan Lázaro García Escamilla

«Bendecimos a Dios por la dignidad de la persona humana, creada a su imagen y semejanza. Nos ha creado libres y nos ha hecho sujetos de derechos y deberes en medio de la creación. Le agradecemos por asociarnos al perfeccionamiento del mundo, dándonos inteligencia y capacidad para amar» (V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, Documento de Aparecida N° 104).

La Organización Mundial de la Salud fue constituida el 7 de abril de 1948, teniendo como una de las principales afirmaciones que el goce del grado máximo de salud que se pueda logar es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano; es decir, se encuentra incluso por encima de cualquier disposición local que menoscabe dicho derecho.

El artículo 4° de nuestra Constitución establece que toda persona tiene derecho a la protección de la salud… Incluso a nivel social y de derechos se manifiesta que este derecho es el más importante de todos debido a que implica a diversos sectores de la población, incluyendo a aquellos que se encuentran en estado de vulnerabilidad (Diario El Sol de Tulancingo).

En continuidad con lo señalado, tanto en el El Sol de Tulancingo, por Nuvia Mayorga Delgado, así como en el Documento de Aparecida, enfatizo: ante la insistencia de diversos grupos que pretenden legalizar el aborto en diversos estados de nuestro país, si el hombre no es capaz de procurar el mínimo de amor al don supremo, como es el respeto por la vida desde su origen hasta su muerte natural, entonces todo lo que hagamos resulta estéril, inútil… una expresión absurda de nuestra racionalidad.

La razón del artículo 4° de nuestra Constitución es el reconocimiento de ser únicos, irrepetibles, imagen y semejanza de la realidad primera que es Dios. Dios es amor y todo el que ama ha nacido de Él y se realiza en el ejercicio de sus derechos y obligaciones por el imperativo del amor.

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *