CATEQUESIS

enero 17, 2018

¿Qué tipo de abuelo eres?

Red Familia / Colaboración

A diferencia de cuando se es papá por primera vez, el pasar a esta nueva etapa depende de la decisión de alguien más.

El abuelito es esa figura tan importante que tenemos en todas las familias y es parte fundamental en el desarrollo de nuestros hijos, pero ¿sabías que existen varios tipos y cada uno aporta beneficios diferentes?

Para aquellos primerizos puede resultar un poco desconcertante, ya que muchas veces es una noticia sorpresiva; esta nueva etapa puede llevarnos a confrontarnos con la vejez, el temor a la enfermedad o la muerte, ya que la simple palabra “abuelito” se asocia a una persona de la tercera edad.

Sin embargo, actualmente existen abuelos jóvenes que a la edad de 35 años ya viven esta etapa; así el nuevo nieto reorganiza, redefine roles y enriquece nuestra identidad dentro de la familia. Ahora, además de esposos y padres, somos abuelos.

Una de las frases más comunes que se dicen es: “Los abuelitos están para consentir, no para educar”, y hasta cierto punto es correcto, ya que en la mayoría de los casos son proveedores de ternura y cariño, saben escuchar, son pacientes y se convierten en un refugio para el niño que muchas veces se siente presionado ante las exigencias de sus padres.

También cumplen la función de mediadores entre padres e hijos, ya que cuentan con la experiencia de ambos bandos: pueden servir de traductores de las necesidades tanto del niño con sus padres, como de los padres con su nieto.

Son los que hacen evidente el transcurrir del tiempo, enseñan a vivir y demuestran que la vida aún tiene sentido; son los narradores oficiales de la infancia de los padres y de sus travesuras.

Por lo tanto, hay algunos expertos que hablan de la existencia de diferentes tipos de abuelos, con base en la manera en cómo se relacionan con sus nietos:

1. Abuelos en plenitud. Son aquellos que delimitan claramente su papel de apoyar al cuidado de los niños sólo en ausencia de los padres, transmiten los valores familiares y complementan la educación de sus nietos sin reemplazar a los padres en la responsabilidad, ni usurpar su autoridad.

2. Abuelos ausentes. Son aquellos que se mantienen alejados del desarrollo de sus nietos y actúan de manera reservada al momento de convivir con ellos.

3. Paternidad infinita. Este tipo de abuelos llegan a desplazar a los padres, ya que están a su cuidado por más tiempo, de tal manera que se atribuyen las funciones de los papás y fomentan la rivalidad entre ellos y sus nietos.

Es claro que nosotros no escogemos ni decidimos el momento en que queremos ser abuelos, pero sí podemos decidir qué tipo queremos ser para nuestros nietos al darles lo que sólo nosotros podemos dar y al respetar el papel de los papás con sus hijos.

Ellos y sus relatos

Los relatos de los abuelos sobre las historias de la familia, son imperdibles. Muchas veces los hijos recién se enteran de alguna anécdota cuando es contada a los nietos, ya que cuando criaban a sus hijos no tenían tiempo suficiente para charlar extensamente.

La importancia en la familia de ver la genealogía en vivo es muy importante, a los niños les da idea de continuidad, no necesariamente de continuismo, pero sí que la familia es un todo valioso y que pueden seguir el buen ejemplo.

Además los relatos de los abuelos no son cuentos, sino experiencias, sus vivencias, un reciclaje por medio de la palabra tan especial como es la misma genética.

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *