CATEQUESIS

septiembre 2, 2019

¿Se puede leer la Biblia en familia?

Por: Silvia del Valle

¡Claro que se puede! Solo es cuestión de organizarnos. Hacerlo es algo que no tiene precio, porque es compartir la Palabra de Dios.

Septiembre es el mes de la Biblia y por eso es bueno educar a nuestros hijos para que sepan leerla y discernir lo que Dios les quiere decir por medio de su Palabra.

Biblia con letra grande

La idea es que sea una Biblia grande, con letra adecuada para que todos la puedan leer; de preferencia que sea la Biblia de Jerusalem o la Latinoamericana, que tienen traducciones claras y entendibles para todos.

Apoyos didácticos

Para que sea más fácil su uso podemos adaptarle unos separadores hechos a base de listones delgados pegados en un cartón, también se le pueden meter entre la pasta y las hojas para dejar señalado dónde nos quedamos y así al día siguiente comenzar fácilmente.

También es bueno poner la Biblia en un lugar especial, a la vista de todos y cerca de donde convivimos más; puede ser entre el comedor y la sala, o  a la entrada de la casa, la idea es que tenga un lugar especial.

Además se pueden imprimir algunos dibujos para los más pequeños de casa, ya que mientras los demás leen ellos iluminan algo acorde a la lectura.

Una hora para leerla

Tener un horario para cada actividad siempre es muy bueno, y también lo es para la lectura de la Biblia.

Primero que nada debemos establecer cada cuánto tiempo vamos a leer y de ahí también definir por cuánto tiempo lo vamos a hacer; es decir, podemos leerla una vez por semana hasta alcanzar un capítulo completo o a diario son solo uno cuantos versículos.

Esto nos permitirá establecer un horario fijo para la lectura de la Biblia.

Que todos participen

Cuando tenemos hijos es muy bueno que desde pequeñitos se acostumbren a leer la Biblia, podemos decir que desde que aprenden a leer debemos dejarlos que participen en la lectura de la Palabra de Dios.

Por supuesto que será solo un vehículo, pero con eso los acostumbramos muy bien al uso de la Biblia.

También es bueno que todos participemos no solo en la lectura, sino también en el discernimiento de lo que nos ha querido decir Dios en esas líneas, porque de nada sirve solo la lectura, es necesario aplicarla a nuestras vidas.

Una Biblia infantil 

Cuando nuestros hijos estaban muy pequeños buscamos una Biblia para niños que tuviera dibujos claros y pocas letras para que comenzaran a conocerla.

La verdad es que les gustaba mucho y cuando nosotros leíamos nuestra Biblia ellos leían la suya, y así relacionaban los libros que forma la Biblia y tenían idea de qué trataba cada uno.

La verdad es que entre más pequeños los iniciemos en la práctica de leer la Biblia es más fácil que a nuestros hijos se les haga ese hábito, les dé gusto hacerlo y cuando crezcan sigan con esa bella y muy buena costumbre.

Leer en familia la Biblia es algo que no tiene precio, porque es compartir la Palabra de Dios y aplicarla a nuestra vida familiar. ¡Animémonos a leerla en familia! ¡Claro que se puede! Solo es cuestión de organizarnos.

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *