CATEQUESIS

septiembre 26, 2017

Secretos en la familia

Red Familia / Colaboración

¿Qué tan sano es tenerlos? ¿El guardarlos entorpece la comunicación entre los miembros?

En ocasiones existen ciertos temas que está prohibido tocar en las reuniones familiares, debido a que son catalogados por las abuelas o tíos como secretos, pero ¿qué tan sano es tenerlos?

Poner en secreto algún acontecimiento o suceso familiar significa ponerlo aparte para que no se vea y no se hable. Equivocadamente ponemos en secreto todo aquello que nos produce vergüenza o dolor, y que no es posible procesarlo psíquicamente.

Los grandes temas que generalmente se ocultan tienen que ver con el origen de alguno de los integrantes: como la adopción, la muerte o separación de algún jefe o jefa de familia, o las circunstancias de la unión de alguna pareja.

La idea equivocada que los padres tienen de guardar esta información para no lastimar o crearles un “trauma” a los niños o a otros integrantes, es un grave error.

Los secretos producen síntomas emocionales en niños y adultos. Estas verdades ocultas, al no poder comentarse ni pensarse, se reprimen y se presentan en forma de síntomas que se repetirán generación tras generación hasta que sean habladas.

Según los expertos, el ocultar información niega la posibilidad de que los niños tengan un sano desarrollo, y en respuesta pueden aparecer enfermedades psicológicas como problemas de conducta o aprendizaje, porque siempre perciben la tensión o la angustia que los adultos cercanos a ellos viven.

Es importante aclarar que todos tenemos derecho a guardar nuestra intimidad y mantener situaciones o eventos personales sólo para nosotros, pero aquí no nos referimos a ese tipo de secretos, sino a aquellos en los cuales la verdad sólo se oculta a ciertos integrantes.

El secreto opera como una cortina de silencio que de todas maneras está presente en el ambiente de la familia y entorpece la comunicación entre sus miembros.

Tomemos en cuenta que de acuerdo a los datos arrojados, en un 99% de los casos la verdad sale a flote y muchas ocasiones en circunstancias complicadas y que dañan aún más a las personas.

Si un hijo descubre que le han mentido sobre quién es su padre o cuál es su origen, puede ser muy doloroso y difícil de asumir; mucho más que haber sabido la verdad desde un principio.

Recordemos que en la familia es donde se presentan las emociones más intensas y nos mostramos tal como somos, de ahí la importancia de que exista una relación sana en donde la comunicación fluya entre todos los miembros, lo cual permitirá la salud emocional de sus integrantes.

Por lo tanto, para salir de los secretos de familia será fundamental reformular lo sucedido y para ello tal vez sea mejor contar con un profesional que ayude a liberar aquello que se ha ocultado por largo tiempo y no se ha querido mirar. Siempre será tiempo para hablar con la verdad y mirándose a los ojos.

Es viable mejorar la comunicación

Aquí algunos tips para estar libre de secretos:

1. El modo de revelar un secreto es muy importante, trata de no decir la información en un momento de crisis familiar.

2. Hay que tener en cuenta las circunstancias y la edad de los implicados.

3. Existen sucesos que pueden ser revelados sin datos escabrosos.

4. La verdad dicha de forma adecuada y en el momento oportuno puede curar dolores anímicos y también evitan enfermar.

5. Al ocultarle la verdad a algún miembro de la familia, se le quita la posibilidad de elaborar y superar dificultades.

 

 

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *