Noticias

marzo 13, 2019

“Solo Cristo Rey puede mover los corazones de quienes hacen el mal”: arzobispo en el Cubilete

Por: Filiberto Monter Santiago

Domingo Díaz Martínez reflexionó sobre el panorama actual del país, en el que impera la violencia.

El estado de Guanajuato vive momentos de tensión y violencia, como gran parte de México, por ello Mons. Domingo Díaz Martínez aprovechó su visita al monumento a Cristo Rey para invitar a su Iglesia a no soltarse de la mano de Dios.

El arzobispo de Tulancingo presidió la Eucaristía en el Cerro del Cubilete, junto a una veintena de sacerdotes y más de 500 peregrinos, en especial adoradores nocturnos de diferentes puntos de la diócesis.

Ahí reflexionó sobre el panorama actual del país, en el que impera el pecado: “Somos la familia de Cristo Rey y hoy nos hemos reunido en su santuario con un fin: trabajar para hacerles frente a los que quieren acabar con la vida”.

En su homilía aseguró que con Cristo Rey como guía se puede llegar muy lejos, inclusive aseguró que solo Él puede mover los corazones de quienes hacen el mal.

“Él es el Rey, nosotros somos los trabajadores del Reino, por ello vamos a trabajar porque su Reino es de la verdad y actualmente hay mentira; es de la vida y actualmente se promueve el aborto; es de la gracia e impera el pecado; es de justicia y hay impunidad; es de la paz y prevalece la violencia”, enfatizó.

Por ello, en el marco del primer martes de Cuaresma el obispo lanzó tres propuestas basadas en la oración, la reconciliación y la propagación del Evangelio: “Con nuestras plegarias a Dios, que todo lo puede, podemos dar un giro hacia los caminos de verdad y justicia”.

“Perdonar para vivir en paz. Perdonar al que ofende, porque sin perdón no hay servicio”, agregó.

Aunado a esto, tanto a laicos como a sacerdotes les pidió catequizar “porque si omitimos la evangelización la felicidad no llegará a nuestro corazón. Necesitamos a los fieles en la evangelización porque ustedes la hacen más grande y fuerte”.

Durante la Eucaristía del medio día de ayer se ofreció a Dios gastar dinero, fuerza y tiempo en evangelizar; pero también se pidió por los pastores y fieles de la Iglesia, por quienes viven en pecado, los peregrinos presentes y por quienes defienden el derecho a la vida.

Lo recuerdan

Al término de la Misa, Luz de Luz pudo platicar con el Pbro. Jorge Torres Campos, oriundo de la Diócesis de León, quien aceptó tener presente a Mons. Pedro Arandadíaz Muñoz en la Misa.

“En lo personal fue muy significativo porque sé del amor que como sacerdote y obispo le tenía a León, y mientras Dios le permitió nunca faltó a esta peregrinación”.

El párroco de La Santísima Trinidad (Tulancingo) también dijo recordar a sacerdotes que han sido llamados a la casa del Padre en los últimos años y a quienes fueron pioneros en la peregrinación al Cubilete.

Además coincidió en que durante el gobierno de Mons. Pedro Arandadíaz Muñoz esta cobró mayor fervorosidad, ya que fueron más de 30 años los que acompañó a adoradores nocturnos.

“Hay un dato que hemos perdido como peregrinación diocesana, con don Pedro se mantenía vivo y valdría la pena rescatarlo”.

El sacerdote narró que después de la Misa se exponía el Santísimo Sacramento, se adoraba a Cristo Eucaristía y se hacía la renovación del compromiso de consagración de la nación mexicana al Señorío de Cristo Rey.

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *