CATEQUESIS

enero 30, 2017

Somos almas

Pbro. Flavio Naranjo Martínezn / Diócesis de Huejutla

Jesús mismo la señala como una de las cuatro capacidades con las que se puede amar a Dios, al prójimo y a uno mismo.

A menudo hemos escuchado expresiones como: “El alma de la fiesta”, “Música en el alma”, “Me rompió el alma”, “Ando como alma en pena”, “Me encontré con unos desalmados”.

Expresiones que muestran la importancia que tiene el alma en la persona humana, pues se expresa como aquello vital que si se molesta puede acarrear grandes problemas.

Entendamos la importancia del alma en la antropología cristiana: Jesús mismo la señala como una de las cuatro capacidades con las que se puede amar a Dios, al prójimo y a uno mismo (cfr Lc 10,27; Mt 22,37-39; Mc 12,29-31).

La Biblia, para hablar del alma, usa la palabra hebrea nefesh, que indica la situación del ser viviente, la respiración que permite vivir. Entiende el alma como la vida misma, la fuerza vital, los anhelos, deseos y aspiraciones del ser humano (Mt 12,18).

Según el pensamiento bíblico, el ser humano no tiene alma, como decían los griegos, más bien: es el alma (2 Sam 1,9; Gen 2,7; 35,18; 2 Mac 7,9; 1 Tes 5,23). El alma está llamada a ser la parte superior del ser humano, lo que permite relacionarse con Dios y aspirar a la inmortalidad (Rom 1,9; 8,16; 1 Cor 2,11; 16,18; 2 Cor 2,13; Mc 2,8; Jn 4,23; Hch 7,59).

En la antropología cristiana, el alma es la dimensión humana que corresponde a la espiritualidad, pero si quisiéramos entender esto desde un punto de vista no religioso, podríamos decir que es el conjunto de valores superiores que llevan a la persona a su realización plena y que abarca la libertad, la responsabilidad, el amor y la búsqueda del sentido de la vida.

Aquí es donde tiene su origen la espiritualidad cristiana que es la presencia real y conscientemente asumida de Espíritu Santo, el espíritu de Cristo en la vida de las personas y de las comunidades cristianas.

 

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *