CATEQUESIS

mayo 21, 2018

¿Usas las redes sociales o te usan a ti?

El apego a las nuevas tecnologías hace que nuestra esencia como humanos cambie a una vida más virtual.

El mundo cada vez se actualiza y avanza más rápido en el ámbito tecnológico, hace 20 años se soñaba hablar con alguien a través de una pantalla y ahora desde nuestro teléfono celular esto ya es posible.

Las nuevas tecnologías como el smartphone y las tablets han entrado en nuestra vida diaria, de hecho es muy común y hasta necesario contar con este tipo de herramientas que nos ayudan en el día a día, pero también pueden afectarnos en la forma en cómo nos comunicamos con las demás personas.

Como bien se sabe, la comunicación y las relaciones sociales son de vital importancia en nuestra vida, sin ellas el ser humano no podría autorrealizarse; la tecnología podría ayudar, pero si se hace un mal uso o no sabemos controlar este “poder”, puede resultar contraproducente para nosotros.

Desde los más chicos como los niños, quienes usan un aparato electrónico con mucha facilidad, hasta un adulto que podría sustituir el comunicarse con otra persona de forma directa o personal por mensajes de texto o WhatsApp.

El valor de nuestra interacción se ha perdido poco a poco y cada vez es más nuestro apego ya diccióna las redes sociales, por lo que esta problemática hace que nuestra esencia como humanos cambie a una vida más virtual.

En ocasiones durante una reunión podemos observar que todos están al pendiente de su smartphone en vez de charlar y convivir, eso es un ejemplo de miles y miles de situaciones en las cuales la tecnología afecta negativamente a nuestra sociedad actual. ¿Sabías que, según la Asociación Mexicana de Internet, el 39 % de la población mexicana que usa esta tecnología son jóvenes de entre 12 y 24 años? Es decir, la mayoría son niños y adolescentes, entre hombres y mujeres, que usan diariamente las redes sociales.

Es importante también señalar que resulta peligroso publicar información privada, ya que se pone en riesgo al individuo y a su familia, al hacer de dominio público cuáles son sus horarios, en dónde vive y con quién sale, entre otros.

Es por eso que debemos estar informados acerca de cuál es el límite para el uso de estas tecnologías que nos brinda la era moderna, sobre todo a los más jóvenes, con el apoyo de padres de familia que aconsejen y brinden ayuda a los hijos para no caer en un vicio, ya que no hay nada que pueda sustituir la interacción interpersonal.

No se trata de evitar el uso completo de las redes sociales, sino de tener cuidado con los hábitos que tenemos hacia ellos y utilizarlos como medios de comunicación para acercar a las personas que están lejos y no alejar a los que tenemos cerca.

¿Cómo contrarrestarlo?

A través de este texto enumeramos algunas sugerencias para el buen uso de las redes sociales:

• Que ningún integrante de la familia publique información privada en redes sociales.

• Mantente al pendiente de cómo usan las redes sociales tus hijos.

• No dejes la convivencia familiar por un lado, por estar al pendiente de quién te mensajea.

• Vive la vida al máximo, desconéctate y suelta el celular cuando estés reunido con tu familia o amigos.

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *