Maestro digno

febrero 20, 2018

Viviendo al estilo cristiano

Dra. Lourdes Lavaniegos González / Rectora de la Universidad La Salle llavaniegos@lasallep.edu.mx

En la Iglesia cada quien tiene su papel particular, pero todos tenemos en común la tarea de manifestar lo que creemos, en todo momento y lugar. ¡Nada fácil!

Por eso es necesario revisarnos continuamente para evitar hábitos añejos que hacen que los demás perciban incongruencias y falsedades en lugar del testimonio de vida cristiana que deberíamos dar.

Lo primero es recordar que nadie es perfecto y que, en consecuencia, no se nos pide perfección sino una combinación de humildad para admitir nuestras de ciencias y de entusiasmo para trabajar arduamente en su superación.

Así vivió Jesús de Nazareth, humilde: orando para soportar sus debilidades humanas en el Padre, y entusiasta: ejemplificando día tras día cómo se vive el amor.

¿Cómo sería una Iglesia así de humilde y entusiasta? Una Iglesia de sacerdotes, religiosos y seglares que siguiéramos la consigna bíblica de vigilar la viga que nos produce ceguera, en lugar de fijarnos en las pajas que nublan la vista de otros.

Tres formas de revisarnos: pidiendo en oración que se nos conceda luz, solicitando consejo a una persona más sabia que nosotros y tomando un espacio antes de dormir para analizar nuestras acciones

¿Empezamos de una vez?






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *