Iglesia y Sociedad

abril 11, 2018

Voto generacional

Pbro. Mariano Cerón Rojo / Diócesis de Tula

El 1 de julio, jóvenes mayores de 18 años saldrán a votar y elegir conscientemente a quienes los representarán

En las elecciones federales de este año votarán millones de jóvenes, lo que puede significar un factor de cambio para el país, incluso podría definir al próximo presidente de México.

Los llamados “millennials”, nacidos entre 1980 y 2000, representan el 50.59 % de los electores para los comicios en los que se elegirán 3 mil 326 cargos de elección popular, entre ellos al presidente de la República, ocho gobernadores y la renovación total del Congreso de la Unión, 500 diputados y 128 senadores.

El “Informe país sobre la calidad de la Ciudadanía en México”, realizado por el INE, menciona que el 52 % de los jóvenes de 18 a 29 años, potenciales electores, no se identifica con ningún partido.

Los jóvenes que por primera vez votaron (18-19 años) son los que más acuden a las urnas, posiblemente se relaciona con la novedad de ejercer por primera vez su derecho al voto.

El grupo más numeroso, que acudió a las urnas, fue el que dijo tener un ingreso familiar mensual de dos salarios mínimos, seguido del de tres y un salario mínimo, respectivamente.

En términos de escolaridad, de quienes dijeron haber sufragado en elecciones, 23 % tenía educación secundaria completa, 16.7 % primaria completa y 15.3 % la preparatoria.

Macaria Elizondo Gasperín, ex consejera del Instituto Federal Electoral (IFE) hasta 2014, menciona que posiblemente 16 % (14 millones de jóvenes) pudiese salvarse de caer en el abstencionismo y no repetir tristes esquemas que van más allá de 50 % de apatía de jóvenes en elecciones pasadas.

Una manera de acceder a ese segmento de población es a través de internet y las redes sociales, pero aún con eso no todo ese sector está interesado.

De hecho la credencial para votar solo se ve como medio de justificación de mayoría de edad sobre todo en cuanto se refiere a diversiones y no el hecho de ejercer el derecho ciudadano.

También es cierto que en los jóvenes se repiten conductas familiares de tipo social y político: por ejemplo el abstencionismo o desinterés.

Más aún, algunos de los jóvenes no tienen credencial de elector, no estudian, ni trabajan y tampoco les interesa votar.

Según el INEGI, de los 40 millones de mexicanos que usan computadora, una cuarta parte tiene entre 18 y 24 años.

Con este antecedente podemos decir que el desarrollo tecnológico, las redes y los medios de comunicación serán la vía para hacerle llegar información sobre la importancia de su participación ciudadana.

Las propuestas de todos los candidatos a elección popular necesitan plantearse a través de mecanismos interactivos para incentivar a una población joven.

Sucesos siniestros como el pasado sismo del 19-S, que devastó una parte de la Ciudad de México y cinco estados más, dejó en claro la participación activa de los jóvenes; a veces considerada dormida, aislada y al margen, pero que en estas elecciones puede marcar la diferencia.

Según la ONU: 

En México, el abstencionismo entre jóvenes en las elecciones del 2000 a la fecha ha superado 60 %.

El dato contrasta con la Encuesta Nacional de la Juventud (2010), en la que 75 % de la población entre 12 y 29 años está de acuerdo con votar en las elecciones.

El porcentaje del voto joven en 2018 dependerá del llamado a participar y además de encontrar una oferta política atractiva.

 

 

 

 

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *