Seleccionar página

Fue en el baile que encontramos la mejor comunicación y entendimiento; los pasos, los ritmos no importaban, era el estar tan acoplados, estar el uno para el otro

Umbelina González Rivera

Autor: Pbro. Josafat Lozada González

Iniciamos esta nueva sección con el testimonio de Umbelina González Rivera y Josafat Lozada Ordaz, de vocación matrimonial:

Nuestro testimonio relata cómo Dios nos fue juntando a mi esposo y a mí; en muchos y distintos momentos tuvimos oportunidades de elegir diferentes caminos y personas, pero el Señor nos llamaba a unir nuestras vidas.

Él tocaba en un grupo musical, yo era del club de fans del grupo y siempre vi que ellos eran muy queridos; sin embargo, mantuve la distancia y en ocasiones que ellos bajaban a bailar yo me daba del rogar.

Cierta ocasión me invitó ese joven a bailar, fue en el baile que encontramos la mejor comunicación y entendimiento; los pasos, los ritmos no importaban, era el estar tan acoplados, estar el uno para el otro.

Tengo que decir que en nuestro noviazgo hubo distintas muestras de fe como asistir a Misa, retiros, dar pláticas de noviazgo o de prematrimonios, fuimos formando amigos de Iglesia que hoy son familia.

Nuestra vocación se definió por el matrimonio del cual, durante 34 años, nos ha bendecido el Señor con tres hijos: ellos han tenido las oportunidades de poder conocer para poder elegir su camino, su vocación, sus carreras, sus decisiones.

Se les han dado elementos para crecer espiritual y humanamente, muestra de ello nuestra hija ejerce la psicología, tenemos un hijo sacerdote y un hijo licenciado en Turismo. Como matrimonio descubrimos que Dios, cuando llama, no abandona, nos ha mirado de una manera que ha marcado un corazón misericordioso en cada integrante de nuestra familia; la Eucaristía y los guías espirituales han sido nuestra luz, fuerza y vida en el amor.