Seleccionar página

Particularmente detestable es la hipocresía en la Iglesia. Lamentablemente hay tantos cristianos y tantos ministros hipócritas

Pidió no tener miedo de ser verdaderos y de decir la verdad

Francisco alertó sobre la difusión del «virus de la hipocresía»: «La hipocresía es el miedo a decir abiertamente la verdad, es fingir o aparentar para quedar bien a los ojos de los demás», lo dijo durante la audiencia general del 25 de agosto.

En su predicación, en el aula Pablo VI del Vaticano, el Papa reprochó la actitud de los hipócritas en la Iglesia y en la sociedad, a partir de la actitud de los cristianos de a pie hasta la de los ministros, así como la hipocresía que daña las relaciones interpersonales y corrompe la política. 

«En la política no es inusual encontrar hipócritas que viven un desdoblamiento entre lo público y lo privado».

La hipocresía –dijo- «a menudo se esconde en el lugar de trabajo, donde se trata de aparentar amigos con los colegas mientras la competición lleva a golpearles a la espalda».

El Papa tampoco usó medios términos para señalar la hipocresía en la Iglesia: «Particularmente detestable es la hipocresía en la Iglesia. Lamentablemente hay tantos cristianos y tantos ministros hipócritas».

El Papa invitó a reflexionar sobre la hipocresía condenada por San Pablo y por Jesús: «No tengamos miedo de ser verdaderos, de decir la verdad, de conformarnos con la verdad. Así podremos amar»; por ende, dijo: «Un hipócrita no sabe amar». 

«Actuar de otra manera significa poner en peligro la unidad en la Iglesia, por la cual el Señor mismo ha rezado», afirmó. 

«Cuando nosotros decimos: ‘Atención a ese de allá por que es un hipócrita ¿qué significa esto?», preguntó.

Y respondió: «Se puede decir que es miedo por la verdad. Se prefiere fingir en vez de ser uno mismo. Fingir impide la valentía de decir abiertamente la verdad y así se escapa fácilmente a la obligación de decirla siempre, sea donde sea y a pesar de todo».

Juan Pablo I hacia los altares

“El proceso de ‘super miro’ (milagro) está ahora en su fase final, y para Juan Pablo I se acerca el momento de la beatificación”, escribió la periodista Stefania Falasca, vicepostuladora de la causa de canonización en las páginas del diario de los obispos italianos, con motivo del aniversario de la elección de Albino Luciani como Papa (26 de agosto de 1978).

Falasca recuerda la conclusión de la investigación diocesana instituida en 2016 en la diócesis argentina de Buenos Aires, por un caso de supuesta curación extraordinaria ocurrida por intercesión del Papa Luciani en 2011, a favor de una niña que padecía una forma grave de encefalopatía. 

La periodista también narra que llegado a la etapa romana, el caso fue llevado al Consejo Médico el 31 de octubre de 2019, que dictaminó por unanimidad que la curación era científicamente inexplicable. 

“El 6 de mayo de 2021, el Congreso de Teólogos también expresó una opinión positiva. La última votación, la de la sesión de cardenales y obispos, que cerrará el proceso judicial del ‘super miro’, está prevista para el próximo mes de octubre”.

“Una vez que el milagro ha sido reconocido y sancionado por decreto papal, solo queda fijar la fecha de la beatificación”, anunció.