Seleccionar página

En los últimos meses la región de Tula, en Hidalgo, se vio afectada por las inundaciones que causaron el desbordamiento del río Tula.

Laa ciudad se vio envuelta en una de las tragedias más grandes de los últimos años, esto sumado a la actual pandemia.

Sin embargo, la sociedad una vez más se hizo ver y con diversos medios se unieron para poder apoyar a sus hermanos hidalguenses, y es que en la tragedia, el mexicano no distingue condición social, religión no ninguna otra diferencia, todos son un mismo pueblo.

Y es así como deberíamos vivir nuestro día a día, sin distinciones, intentando siempre ver por los demás y ayudar sin buscar un beneficio a cambio.

Son muchas mujeres y hombres que a la fecha siguen trabajando para apoyar a Tula, una ciudad que tardará mucho tiempo en reponerse de está tragedia, pero que con ayuda de la fe la humanidad podrá plasmar esto en la historia y no solo como un mal recuerdo, sino también como una muestra de que la fe mueve montañas.