Seleccionar página

Solo quien actúa con madurez y discierne hasta dónde llega la verdad y dónde entra el orgullo, el egoísmo y la soberbia puede tener libertad

La libertad es una facultad que Dios nos dio para escoger

La libertad es una facultad que Dios nos dio para escoger, pero ahora venden la libertad como un pretexto para satisfacer los apetitos desordenados, a esto se le llama libertinaje.

La verdad es la verdad

Lo que está bien, está bien, aunque nadie lo haga; y lo que está mal, está mal, aunque todos lo hagan. 

Nuestros hijos deben entenderlo para no dejarse llevar por modas disfrazadas de libertad, que buscan esclavizarnos a sus ideas o ideologías. 

Educar en la verdad y evitar el temor a ser criticados. 

Ser coherentes

Aquí se aprenderá cómo reaccionar ante las circunstancias de la vida cotidiana, ser coherentes y responsables para no pasar fácilmente al libertinaje y egoísmo. 

Derechos y responsabilidades

Se reclama mucho que nuestros derechos sean respetados a toda costa, pero se olvidan las responsabilidades. 

Se nos invita a recibir los beneficios de la libertad sin enfrentar las responsabilidades que conlleva.

La libertad implica madurez

Madurez significa tener las condiciones óptimas para recibir alguna responsabilidad, logrando un sano desarrollo integral.

Si nuestros hijos quieren llegar a casa tarde, primero deben demostrar que son maduros y que tienen la capacidad de afrontar las responsabilidades que esto conlleva.

Mi libertad termina donde comienza la del otro

Nuestros hijos no son los únicos en el mundo, sí tienen libertad y los demás también, por no pueden exigir libertad si esta invade la de alguien más.  Solo quien actúa con madurez y discierne hasta dónde llega la verdad y dónde entra el orgullo, el egoísmo y la soberbia, puede tener libertad