Seleccionar página

Es una realidad que la época no está para hacer gastos innecesarios, por lo que podemos realizar regalos significativos que sean un detalle y que demuestren que la persona nos importa

Enseñemos a nuestros hijos a que se pueden vencer las tentaciones con nuestra voluntad

Es común que en esta época comencemos a comprar lo necesario para la cena de Navidad, y que se nos atraviesen cosas que no necesitamos pero que se nos antojan.

Planea la cena

Planeando será más difícil comprar cosas de más; yo procuro hacer un menú con varias opciones para la cena y después les pregunto a mi esposo y a mis hijos su opinión; una vez tomada la decisión preparo todo para tenerlo listo a tiempo.

Una lista de necesidades

Después hago una lista de todos los ingredientes que necesitaré, así cuando vaya al súper no olvidaré nada ni compraré de más.

Incluyo lo del menú y lo que se puede ofrecer para el buen funcionamiento de la dinámica familiar.

Una lista de regalos

Es una realidad que la época no está para hacer gastos innecesarios, por lo que podemos realizar regalos significativos que sean un detalle y que demuestren que la persona nos importa.

Pueden ser hechos por nosotros, lo que cuenta es la intención; debemos acostumbrar a nuestros hijos a esta forma de ver la vida.

Haz cuentas

No podemos gastar lo que no tenemos, por ello es bueno hacer cuentas para saber de cuánto disponemos para los regalos y la cena.

Siempre están los meses sin intereses, pero pueden ser un arma de dos filos, ya que nos arriesgamos a acumular grandes cantidades de deudas de a poquito en poquito.

Ten fuerza de voluntad

Es un factor clave para tener éxito y salir lo mejor librada posible de los gastos de esta época.

Es necesario hacer pequeños ejercicios de virtud que nos ayuden a fortalecer nuestra voluntad.

Enseñemos a nuestros hijos a que se pueden vencer las tentaciones con nuestra voluntad y ser coherentes con nuestra realidad.