Seleccionar página

En abril de 1963 se bendijo la primera piedra para la construcción del Seminario San Felipe de Jesús, y el 5 de febrero de 1964 dio comienzo el primer curso

Mons. Jesús Sahagún de la Parra inició el proyecto para su construcción

Por: Pbro. Sergio Rodríguez Hernández

En el caminar del obispo Mons. Jesús Sahagún de la Parra, la Diócesis de Tula vio la necesidad de un Seminario, pues al iniciar su camino las esperanzas de nuevos sacerdotes se cifraban en dos seminaristas que venían de la Arqudiócesis de México; fue entonces que nació el proyecto de la construcción de una casa formadora. 

En abril de 1963 se bendijo la primera piedra para la construcción del Seminario y el 5 de febrero de 1964 se inició el primer curso. 

La primera generación de seminaristas estuvo formada por 33 jóvenes que empezaron su primer año de secundaria. 

¿Porqué a San Felipe de Jesús como patrono? Basta conocer un poco de su biografia para saber que es un modelo de vocación, pues fue un joven atrevido que no llegó a ser sacerdote, pero siempre tuvo muy claro qué es lo que quería, pues sentió el llamado de Dios y no se soltó de la mano de aquel que sabemos que ama incondiconalmente, y he ahí un gran intesesor para tantos jóvenes que quieren responder a Dios. 

Es así que, en nuestro Seminario, casa de formación de jóvenes con la inquietud vocacional, quiere formar jóvenes entregados a su pueblo y, como San Felipe, hacer un recorrido con alegría, esperanza y sobre todo un camino de fe para que algún día puedan ser sacerdotes sabios y santos.